En qué se convierte…

En esta entrada quiero hablar de en qué se convierte ese pago de $100 por ir a tocar un set o un ‘guiso’ como le decimos los músicos normalmente… En años anteriores, nunca había hecho estos ajustes pero desde el año pasado (2013) para acá, mi manera de ver estos ingresos cambió drásticamente.

El por qué es muy sencillo: $100 no son $100… ¿Listo?

Hay tres (3) cosas súper importantes a las cuales hay que aplicar ciertos por cientos antes de decir en realidad en qué se convierte. El primero de ellos es muy bíblico y es mi creencia que de todo lo que recibo, quiero devolver al creador del universo y dador de vida un 10%. El segundo es un 10% para el que sudó en el trabajo ese día; o sea Jorge Silvestrini (en este caso). Y el tercero, aunque no nos guste pero es así, es para el tío Sam. Si, los taxes. Pero el tío Sam no se lleva el 10%… En mi caso, como yo tengo un trabajo a tiempo completo en la iglesia, entonces todos estos trabajos son adicionales y reportados en un 1099 para el tío Sam. Esto significa que de acuerdo a las tablas, el tío Sam se lleva un 25% de la suma total…

Entonces, creo que ya ves que $100 no son $100 al final del día. Veámoslo en numeritos…

100 * .10 = $10 (Tithe)
100 * .10 = $10 (Jorge Silvestrini)
100 * .25 = $25 (Taxes)

Al final del día, los $100 se convirtieron en $55… No quiero hacer de esta entrada algo que no es. Simplemente quiero abrirle los ojos a aquellos que están pensando que ganan una cantidad, pero no se dan cuenta que hay que sacar los gastos de operación y nuestra ofrenda de esa cantidad antes de decir con qué cuento al final del día…

Nada más con el testigo… Hasta la próxima…

¡Suénalo!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *