Si Dios me llama…

Hice un corto tweet el otro día y quiero ir más profundo en lo que escribí.

No es mi trabajo convencer a otros acerca de lo que Dios me ha llamado a hacer. No es que me crea más o menos que nadie. Es que Dios es quien puso el sentimiento, la necesidad, la pasión, el deseo y el fuego de hacer lo que hago día a día en la iglesia y en el ministerio. No es necesario que compartamos el mismo pensamiento ni el mismo sentir. Lo que si es necesario es que yo no sea el agente de cambio en tu forma de pensar. Al igual, te pido que tu tampoco quieras ser agente de cambio en mis pensamientos y mis convicciones.

Parte de mi trabajo es compartir en quien creo:

Dios envió a su hijo unigénito Jesús para que muriera y nos redimiera de cualquier pecado. Jesús pagó el más alto precio por nuestra vida y si aceptamos a Jesús como nuestro salvador personal, somos bienvenidos en el reino de los cielos.

¡Créelo!™

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone